Historias de 50 palabras

Por Fernando Bonsembiante


El ruido de las explosiones lo despertaron. Miro por la ventana y no vio nada. Se iba a volver a dormir cuando se dio cuenta de que donde ahora habia un agujero ayer habia una ciudad. 'Supongo que esto significa que mañana no tengo que ir a trabajar' dijo y volvio a la cama.


La ultima linea de cocaina lo miraba con su cara desde el espejo. 'Me tomo esta y paro', se mintio. Mientras veia subir al polvito blanco por el cuerpo transparente de la bic, se le formaban imagenes de calles de tierra, morochos con armas, luces azules... 'Ni loco voy a la villa a esta hora', dijo poniendose la campera y agarrando las llaves del auto.


El auto empezo a toser y se nego a seguir el viaje. 'Otra vez el carburador', dijo y se bajo a revisarlo. Cuando cerro la puerta del auto lo que tenia en la mano era la escotilla de un submarino. Estaban bombardeandolos y debian sumergirse. 'Por lo menos, uno asi no se aburre' dijo.


Estaba rezando en la iglesia. 'Por favor, dame una señal' dijo. En ese momento un terremoto destruyo la mitad de la ciudad de Osaka. Dos aviones chocaron en el cielo sobre Boston. Llovio sangre humana en Calcuta. 'Es inutil, jamas me contesta'.


Dijo lentamente las palabras del hechizo. Las paredes vibraron. Estrellitas de colores giraban por toda la habitacion. Un sonido tintineante se acercaba y se alejaba. Un olor insoportable a azufre quemado. 'Algo mal debo estar haciendo, todavia sigo aca'.


Los ojos de Bartolome Mitre lo miraban desde el billete. 'Una cerveza o compramos vino?' 'Mejor vino', dijo Bartolo. 'Que bueno que siempre estemos de acuerdo, lastima que tengamos que separarnos ahora.' 'Adios, y buena suerte. Quiza el destino nos junte de nuevo'.


Ya habia penetrado la ultima linea de defensa. La computadora maestra del ministerio de economia era suya. Una infinita cantidad de pasos pero al final el objetivo estaba en sus manos. Corto la conexion y se fue a dormir, mañana tenia prueba de geografia.




 

Logo de Ubik World Domination