Pedrito, las habichuelas y el gigante financiero

Por Fernando Bonsembiante


El papá de Pedrito mandó a su hijo a la city a comprar dólares. En el tren, un hombre se le acercó y le preguntó que iba a hacer. Pedrito le dijo que iba a la city a comprar dólares. El hombre se rió, y dijo que mejor le compre a él una bolsa de habichuelas mágicas, que eran mucho mejor que los dólares. Pedrito le dió el dinero y se llevó la bolsa a su casa. Cuando llegó, el padre le pidió los dólares. Pedrito le contó sobre las habichuelas mágicas, pero el padre , lejos de ponerse contento, le dió una paliza a su hijo y tiró las habichuelas mágicas al fondo de la casa. Pasaron los meses. En esos meses, las habicuhelas mágicas germinaron y se convirtieron en un montón de plantas de habichuelas mágicas, todas llenas de habichuelas mágicas. En esos mismos meses, el dólar subió un 15%. Hubieron inundaciones en el reino del norte y sequías en el país del oeste, así que las habichuelas mágicas subieron un 245% en el mercado internacional. Pedrito ahora contrató a un gigante para que cultive sus habichuelas mágicas, y con las ganancias compró un castillo. Moraleja: los caminos conocidos llevan a lugares conocidos, los caminos desconocidos en una de esas llevan a un castillo en las nubes.



 

Logo de Ubik World Domination